¿ES SU VOTO CRISTIANO O LIBERAL? – Dr. David Hormachea

dAVID-hORMACHEAMi escrito está dirigido primariamente a mis compatriotas chilenos que están a punto de elegir al nuevo presidente, pero creo que el artículo también tiene importancia para todos los cristianos; aun, para todos los católicos, sean carismáticos o no, y que desean aplicar a su responsabilidad cívica, la fe que dicen tener.

Estoy convencido que toda persona que realmente no tiene interés en Dios, ni le interesan los principios divinos; no es cristiana, o es un mal cristiano.  Es que Dios no admite otras lealtades, no permite que nadie ocupe su lugar de autoridad, ni siquiera que nosotros seamos la máxima autoridad en nuestras vidas. Dios ordena que todas las decisiones que tomemos, las basemos en sus verdades y principios y no en nuestros deseos o pensamientos, incluyendo la elección de nuestro presidente. Estoy convencido que un político, un joven, una señorita, un adulto que dice ser cristiano, y que vende sus convicciones; o es un lobo vestido de oveja, o es una oveja que por inmadurez actúa como lobo.

El otro lado de la moneda también es verdad. La fe católica tiene muy bien establecida su moralidad en documentos claros y bien preparados de acuerdo a su teología. La iglesia católica tiene escritos teológicos que establecen claramente su posición contra el aborto, las relaciones sexuales antes del  matrimonio, el divorcio, la eutanasia, la píldora del día después, el casamiento entre homosexuales, y aun prohíbe el uso de anticonceptivos. Todo católico verdadero, debería no solo vivir basado en esos valores, sino que además, debería luchar democráticamente por ellos. Por lo tanto, o es un impostor entre los católicos, o un mal católico; el candidato, el político, el presidente, el diputado, el votante que dice ser católico, que no practica su fe, y además, apoya leyes y personas que legislarán en contra de lo que su fe aprueba.

En Chile durante estos días tenemos una inmensa responsabilidad. Dios ha bendecido nuestro país y estoy convencido que gran parte de su éxito se debe a ciertos factores importantes. Nuestro país tiene una rica historia republicana y por años fue reconocido como un país conservador. Chile es uno de los países mas desarrollados de América Latina. En nuestro país, como en todos los países existe corrupción del individuo, y son perseguidos legalmente, pero no existe corrupción sistemática, y en gran medida se respetan las leyes. Los peatones pueden cruzar con tranquilidad en los pasos peatonales, y los conductores nacionales o extranjeros pueden conducir sus automóviles sin el temor de encontrar policías corruptos que buscaran infracciones para sacarles dinero. En nuestro país no existe una historia de golpes de estado regulares, ni de gobiernos que se han robado el dinero del país. Han existido excepciones, pero no ha sido nuestra constante realidad. He desarrollado una teoría del porque nuestro país ha evitado ser dominado por guerrilleros, narcotraficantes, criminales y políticos corruptos. Creo que esto tiene una larga historia. Primero, muchos de nuestros padres de la patria no solo tuvieron apellidos ingleses, sino también sus raíces y su educación. Por los ingleses no solo tenemos rubios, no solo aprendimos a “tomar once”, es decir, tener nuestra infaltable hora del te, sino también muchos de sus principios. Los O’Higgins, Prat, Lynch, etc. y personas con alta educación que le rodearon no pasaron desapercibidos en la formación de la patria.

Los alemanes que llegaron principalmente al sur de nuestro país no solo nos trajeron sus comidas, sino también sus valores y su ética laboral. Estas culturas que se hicieron parte de nuestro país, permitieron desarrollar una clase empresarial emprendedora y profesional y valores diferentes al resto de países que nos rodean. No solo influenciaron la vida civil, sino también la cultura, y los valores de nuestras fuerzas armadas. Por ello, con una sola excepción, estas fuerzas no establecieron un sistema regular de golpes de estado como en otros países. Pero son una de las fuerzas armadas mas preparadas, mas disciplinadas y que entrenan a sus similares de muchos países de América latina. Esto permitió desarrollar una clase media fuerte, un país que decidió por la educación y que ha permitido la proliferación de profesionales, pequeñas y medianas industrias, así como emprendedores que han traído progreso al país.

Los pobres a través de los años han tenido la bendición de ser influenciados por el mensaje del evangelio. El evangelio llegó a los pobres y no llegó para convertirlos en religiosos, sino para cambiar sus vidas. Al aceptar a Cristo como su salvador, también aceptaron que el sea el Señor de sus vidas. Entendieron que debían dejar sus malas costumbres, su irresponsabilidad, sus valores erróneos, sus dependencias y aun su forma de vestir. Por mucho tiempo los chilenos de clase media y alta creyeron que el evangelio era solo para pobres. Ellos lo rechazaron, pero comprendieron bien la extraordinaria influencia que el mensaje bíblico tuvo entre los obreros y campesinos. Muchos preferían contratar evangélicos pues estos no tienen dependencias, son honrados, no faltan a su trabajo el día lunes por las consecuencias de las borracheras y generalmente son personas integras, trabajadoras y confiables. De acuerdo a mi análisis, Chile tuvo estas ventajas que no tuvieron otros países y por ello, la diferencia con todos los otros países latinoamericanos.

elecciones_chile

Algunos indicadores mencionan que Chile será el primer país desarrollado en América Latina, se hacen esfuerzos para lograrlo y esto podría producirse cerca del año 2020. Fruto de la mantención del sistema económico de libre mercado, que han mantenido aun los gobiernos izquierdistas de turno y pese a que no es el sistema económico que aplican los izquierdistas del mundo, el país sigue su proceso hacia el desarrollo. Para concretar la meta de convertirse en un país desarrollado, el Producto Interno Bruto per cápita debe llegar a los US$ 22.000 por año y en la actualidad algunos entendidos creen que estamos cerca de los US$ 19.000. Nuestro país ha sido reconocido como el país más estable y seguro de América del Sur, y es también una de las 20 economías mundiales más atractivas para hacer negocios en el periodo 2010-2014, de acuerdo con la clasificación de The Economist Intelligence Unit. En 2011, nuestro país, se recuperó del sismo y del tsunami de 2010 para exportar 81,411 millones de dólares. Pese al ambiente recesivo internacional, incrementó sus ventas 15 por ciento. La economía chilena ha visto un crecimiento anual promedio del 5% durante más de dos décadas.  Chile ha dado pasos significativos en la reducción de la pobreza, si bien aun es necesario avanzar más.

Transparencia internacional, organización mundial que investiga el grado de percepción de corrupción que existe en 178 países, ubica a los Estados Unidos en el lugar 19 y Chile ocupa actualmente el lugar numero 20, el primer lugar entre todos los países latinoamericanos. El Índice de Desarrollo Humano 2013 ubica a Chile en el lugar 40 y es el primero de los países latinoamericanos. El Índice de Prosperidad 2013 que califica a 142 estados del mundo, ubica a Chile en el lugar 35. En la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo que tiene 34 miembros en el mundo, Chile y México son los únicos países Latinoamericanos que han sido permitidos. Sin duda Dios ha bendecido a un país pequeño y los cristianos hemos sido parte importante en el proceso de desarrollo de nuestro país. La integridad y responsabilidad, una fuerte clase media, así como los valores conservadores que teníamos, nos permitieron sobrevivir la lucha de clases, la casi destrucción de la empresa privada y al integral control del estado. Esos valores nos permitieron sobrevivir a la miseria y dictadura del proletariado, las reformas, la estatización que son típicas de los países comunistas y que nunca han funcionado, tal como no funcionan en Venezuela que viven lo que nosotros vivimos de 1970 a 1973. Esa filosofía de pensamiento agnóstica, atea, anti Dios nunca ha funcionado para la prosperidad integral al punto que el ultimo bastión del comunismo, la China comunista da pasos ciertos y seguros y que van en contra de la filosofía comunista y poco a poco van adoptando los bastiones de la libertad del individuo. En estos días la cúpula china, los 376 líderes del partido comunista chino, buscan aprobar la mayor reforma económica y social en 35 años. Por fin el pueblo chino comienza a tener esperanza de libertad de la esclavitud que le ha sometido el comunismo. Los que vivimos los tres años de gobierno socialista, años terribles de nuestra historia, sabemos que fuimos librados de la esclavitud y la destrucción económica que nos estaba imponiendo la Unidad Popular.

La sociedad chilena sobrevivió a muchos años de dictadura que quitó las libertades, que destruyó la democracia, que persiguió y asesinó a sus enemigos en una de las etapas valóricas negras de nuestro país que resultó en el establecimiento de una económica de mercado y un sistema económico que ha sido modelo, admirado y copiado por otros países y que han mantenido aun los gobiernos agnósticos del presidente Lagos, la presidenta Bachelet y el católico nominal, no practicante de los valores católicos Eduardo Frei.

votaciones_chilePero el otro lado de la moneda también es verdad. Me entristece lo que ha producido el agnosticismo en nuestro país. Se fueron los tiempos en que teníamos periodistas y animadores de televisión corteses, educados, que hablaban buen castellano y que no decían groserías, para convertir la televisión en una de las más permisivas y con más imágenes sexuales. Ya no existen los Raúl Matas, César Antonio Santis o los Antonio Vodanovic, animadores de televisión, no solo elegantes, y respetuosos, sino también, educados. Hoy la televisión chilena transmite escenas que aun en Estados Unidos se prohíben. Hoy a las groserías se les llama chilenismos, se defienden los derechos humanos de desadaptados que atacan a los policías que cumplen su deber de protegernos y cuidar el orden, mientras las turbas de antisociales que dicen ser estudiantes apedrean, incendian, lanzan bombas molotov o acido a los policías y aun roban televisores de los supermercados porque “tienen hambre” después de un terremoto y siguiendo las consignas de la filosofía de “lucha de clases.” Todo esto ocurre cuando el hombre toma la decisión de rechazar a Dios y sus principios de alta moralidad, o no tomarlo en serio. Es que ningún estudiante cristiano debe unirse a manifestaciones violentas.

Quienes rechazan los principios de respeto por la dignidad, la expresión democrática pacifica, la alta moralidad bíblica, no son los católicos practicantes de su fe ni los cristianos genuinos, sino los agnósticos, humanistas, ateos que en su manifiesto humanista 2000 proclaman lo siguiente:

“Aunque hay muchas cosas que no sabemos, los humanos somos responsables de lo que somos o seremos. No nos salvará ninguna deidad; debemos salvarnos nosotros mismos…”

Este manifiesto agrega:

“Los adultos deberían tener el consentimiento para casarse con quien quieran… Las parejas del mismo sexo deberían tener los mismos derechos que las parejas heterosexuales.

Las mujeres deberían tener el derecho a controlar sus propios cuerpos. Esto incluye la libertad reproductiva, la contracepción voluntaria y el aborto.

Aunque la guía moral paterna sea vital, los padres no deberían imponer simplemente su propia visión religiosa o sus valores morales a sus hijos, ni tratarán de adoctrinarles. Los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes deberían estar expuestos a distintos puntos de vista y ser incitados vigorosamente a pensar por sí mismos. Los puntos de vista, incluso de los niños pequeños, deben ser respetados.”

Agrega este documento: “Como en el 1993, los humanistas aun creemos que el teísmo racional, especialmente la fe en un Dios que escucha plegarias, que aparentemente ama a las personas y se preocupa por ellas, que escucha y comprende sus oraciones, y es capaz de hacer algo por ellas, es una fe anticuada y no demostrable.  El salvacionismo, basado en la simple afirmación, aun parece inofensivo, divirtiendo a la gente con falsas esperanzas, o un cielo en un más allá; las mentes razonables buscan otros medios para sobrevivir.  Tanto las premisas de salvación inmortal, como de condenación eterna, son ilusorias y dañinas, distraen a los humanos de preocupaciones presentes, de la auto actualización y de rectificar injusticias sociales.”

Ese es el pensamiento de los ateos, agnósticos, humanistas del mundo, porque donde no existe Dios, todo es permitido.

El humanismo secular es un intento de funcionar como una sociedad civilizada con la exclusión de Dios y de Sus principios morales. Durante las últimas décadas, humanistas han tenido mucho éxito en propagar sus creencias. Su principal enfoque es concentrarse en la juventud a través del sistema escolar público. Ellos no solo reforman la educación, como lo han hecho en nuestro país, para incluir sus preceptos humanistas, sino que tienen un misionero de su fe en cada profesor ateo, agnóstico, humanista o religioso que no vive su fe. El humanista Charles F. Potter escribe: “La educación es de esta forma, un aliado muy poderoso del humanismo, y cada escuela americana es una escuela del humanismo. ¿Qué puede hacer una escuela dominical teísta durante una hora a la semana, enseñando sólo a una fracción de los niños, para detener la corriente del programa de cinco días a la semana de enseñanzas humanistas?” (Charles F. Potter, “Humanism: A New Religion,” 1930)

Leyó con atención lo que escribe este humanista. Están seguros que una hora de escuela dominical cada semana y enseñando a un pequeño grupo de niños que los padres cristianos llevan a la escuela dominical (muchos padres cristianos, ni siquiera los llevan) no pueden detener la fuerza de las enseñanzas humanistas que nuestros niños viven cada día en sus escuelas.

John J. Dunphy, en su galardonado ensayo: The Humanist (1983), ilustra este enfoque estratégico: “La batalla por el futuro de la humanidad debe ser peleada y ganada en los salones de clases de las escuelas públicas, por maestros que perciban su rol correctamente como proselitistas de una nueva fe. (Esta es la fe que promoverán los candidatos ateos y agnósticos) Una religión de la humanidad — utilizando un salón de clases en lugar de un púlpito para llevar los valores humanistas a donde sea que enseñen. El salón de clases debe, y se convertirá, en un campo de batalla entre lo viejo y lo nuevo — el cadáver descompuesto del cristianismo, junto con sus males y miserias adyacentes, y la nueva fe del humanismo.”

Queridos compatriotas, esa es la meta de los agnósticos, humanistas, ateos y religiosos que no viven su fe y que en vez de seguir las doctrinas de su religión, prefieren seguir las filosofías humanistas. Todo cristiano que vota por esos candidatos, se une al plan de destrucción de nuestra fe y nuestra moralidad. ¿Quiere unirse usted a esta filosofía solo porque le den dinero para construir un templo, o para que le den un día feriado para los evangélico, o para que le den permiso para tener una capellanía en la casa de gobierno de Chile, dirigida en el pasado por una persona de carrera comunista y que no tienen ninguna influencia seria y relevante en las decisiones de gobierno? Si los cristianos apoyan este tipo de filosofía atea, le dan luz verde para que influencien la educación y al moral con leyes anti moralidad bíblica. Quienes con su voto le entregan el poder, le entregan el poder para que ellos utilicen el salón de clases, en vez de un pulpito, le dan el derecho de tener ese campo de batalla entre lo que ellos consideran viejo, es decir, la moralidad cristiana, y lo que ellos consideran nuevo, es decir, su moralidad relativa, agnóstica e inmoral en comparación con la Biblia. Quienes les entregan el gobierno creen con ellos lo que ellos declaran y se unen a la meta que ellos persiguen. Enterrar: “el cadáver descompuesto del cristianismo, junto con sus males y miserias adyacentes,” y establecer lo que ellos admiten que es: “la nueva fe del humanismo.” Fe totalmente contraria, antagónica, enemiga de la nuestra y que nosotros de ninguna manera debemos apoyar.

Mi escrito no le da nombres de candidatos porque los cristianos no deben ser motivados a votar por nombres. Mi escrito no le dice por quien votar, le revela por cuales  filosofías de pensamiento el cristiano nunca debe votar, aunque reciba las mejores oferta de trabajo o conquistas personales. Mi escrito le indica la forma como debe elegir sus candidatos.

Mi escrito también le indica cual es mi candidato. Mi candidato político lo elijo igual que todos los candidatos a cualquier relación conmigo. Mi candidato a ser parte de mi ministerio cristiano de exposición bíblica y de ayuda a la familia no es un familiar, un amigo, un joven, un anciano, un hombre o una mujer con cualquier tipo de valores. Mi candidato es elegido en base a principios y valores. Así debemos elegir nuestra esposa, los amigos y la forma como disciplinamos a nuestros hijos. Así como no debo elegir a lideres de la congregación que pastoree basado en la amistad, su antigüedad, las ofrendas que den, las ofertas que me hagan o el grado de consanguinidad, tampoco debo elegir a los políticos que gobernaran la nación bajo esos mismos parámetros. Todas mis elecciones, todos mis candidatos, en todas las áreas de la vida deben ser escogidos basado en principios y valores de alta moralidad bíblica.

Así como no debo votar por un evangélico solo porque es evangélico aunque tenga buenas intenciones, buena moralidad, buena teología, pero que no tiene capacidad profesional para gobernar a un país, tampoco dejaré de votar por un católico, o un mormón, solo porque no tiene mi misma teología, si es el candidato con la moralidad mas cercana a la moralidad bíblica y mas preparado profesionalmente para dirigir los destinos de una nación. En una elección presidencial no elegimos teólogos, sacerdotes o pastores, sino gobernantes con la más alta moralidad y la mejor capacidad profesional para guiar al país. Elegimos entre personas pecadoras, imperfectas y que es imposible que todos tengan todos nuestros valores. Pero existen algunos que no tienen ninguno de los valores que tenemos, otros muchos de ellos y otros unos pocos. Nuestro candidato debe ser el  más profesional, el de más experiencia en la conducción de un país, y que tenga mas valores similares a los nuestros. Es decir, el mejor de todos los males.

Mi meta no es decirle el nombre del candidato o candidatos por los que debe votar, porque no es mi responsabilidad, pero si decirle por que personas que apoyan los sistemas y moralidad anti Dios, usted no debe nunca votar. Puedo decirle que nunca debe votar por un seudo evangélico o católico que apoya todo lo que Dios prohíbe, y tampoco que vote por un agnóstico que en forma directa le está diciendo lo que cree y cuyas creencias no solo están en contra de la moralidad Bíblica, sino que con astucia desarrollan planes sutiles, para destruir nuestra moralidad.

En todas las elecciones existen una serie de asuntos que están en juego. En todas existen propuestas y discusiones sobre una variedad de temas y entre otros, se enfatiza, en asuntos laborales, económicos, religiosos, valóricos y sociales. Como interprete responsable de las Sagradas Escrituras, me preocupa, no solo la actuación de cristianos nuevos en su fe, o viejos en sus costumbres y dogmatismos religiosos, sino también la forma como conducen sus ministerios aquellos lideres que, o no han comprendido su responsabilidad bíblica; nunca han sido llamados, o nunca se han preparado teológicamente para interpretar la Biblia sabiamente y orientar a la gente bíblicamente. Esta realidad ha producido algunas terribles consecuencias:

Primero, que muchos evangélicos piensen como conservadores es decir, creen teóricamente en una alta moralidad bíblica, y votan como liberales, es decir, dan su voto a candidatos que aprueban, promueven y legislaran a favor de lo que la Biblia piensa que es la mas baja moralidad humana.

La Biblia establece claramente lo que considera pecaminoso. La Biblia determina que existen solo dos sexos y que todo desvío de la sexualidad es considerado bíblicamente como un pecado e inmoralidad. Esto está en contra de la filosofía de los humanistas y por ello nos tildan de homofóbicos, pero es imposible que quien realmente cree en Dios y la Biblia como la revelación de la verdad, acepten eso estilos de vida y nunca deberían apoyar políticamente a quienes  utilizaran su plataforma política no solo para promover el pecado, sino atacar la verdad.

Queridos amigos, yo no escribí las siguientes palabras, yo las creo y creo que son revelación divina porque esa es mi fe. Léalas con mucho cuidado:

24 Por eso Dios los entregó a los malos deseos de su corazón y a la impureza, de modo que degradaron entre sí sus propios cuerpos. 25 Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y honraron y dieron culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van en contra de la naturaleza. 27 De la misma manera, los hombres dejaron las relaciones naturales con las mujeres y se encendieron en su lascivia unos con otros. Cometieron hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibieron en sí mismos la retribución que merecía su perversión.

28 Y como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no convienen. 29 Están atiborrados de toda clase de injusticia, inmoralidad sexual, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades. 30 Son murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, insensibles, implacables, inmisericordes. 32 Y aunque saben bien el juicio de Dios, en cuanto a que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se regodean con los que las practican. (Romanos 1:24-32 REINA VALERA CONTEMPORÁNEA)

En este y otros pasajes, la Biblia nos revela que la mas baja moralidad humana la practican las personas que eligen: “Adulterio, fornicación (relaciones sexuales prematrimoniales), varones que tienen sexo con varones, mujeres que tienen sexo con mujeres, amantes de si mismo, amadores de los deleites mas que a Dios, que se oponen a la verdad, que no tienen afecto natural (que no creen en la santidad de la vida, que abortan a los hijos que deberían amar, que usan la píldora del día después, o abusan sexualmente de los niños que deben amar.) (1 Timoteo 3)

¿Es usted un líder cristiano, un nuevo creyente o un antiguo evangélico? ¿Cree usted que estos pasajes son de las Escrituras? Si usted está de acuerdo que nunca debe practicar, estos estilos de vida y si cree que Dios realmente los condena, ¿Cree usted que debería apoyar directa o indirectamente estos estilos de vida? Se ha preguntado, ¿Cómo un cristiano puede apoyar y votar por liberales, ateos, agnósticos, humanistas que no solo creen en esto, sino que crean leyes para apoyar estos estilos de vida?

Las personas que apoyan, promueven y legislan a favor de estas filosofías de pensamiento que nuestra única regla de fe y conducta, es decir, la Biblia, condena, nunca deben recibir nuestro voto. Me alegra la declaración de la Coordinadora de Unidades Pastorales Evangélicas de Chile (CUPECH} “llamaremos  a votar, conforme  a nuestros  principios  y  valores claramente  consagrados  en la  Sagrada  Biblia. Así manifestamos que, no hemos de  adherir a postulados  políticos  de turno, de la corriente que estos  fueren, si ellos   atentan contra  la  Fe Cristiana”. Estamos de acuerdo queridos pastores. Esos son los pastores que necesita nuestro país y que deben tener todo el apoyo de los cristianos. NUNCA DEBEMOS APOYAR A NINGUNA CORRIENTE O POLÍTICO QUE TENGA POSTULADOS HUMANISTAS, ATEOS, DE DERECHA, DE IZQUIERDA, EMPRESARIOS, GERENTES, ABOGADOS, HOMBRES DE NEGOCIO, DIRIGENTES ESTUDIANTILES, LIDERES DE SINDICATOS, DE CENTRO, RICOS, POBRES, MUJERES U HOMBRES QUE ATENTEN CONTRA LA FE CRISTIANA. Recuerde que nuestros votos no deben ceder a las ofertas interesadas que nos hagan, sino que deben estar fundamentados en “los principios y valores claramente consagrados en la Sagrada Biblia.”

Le repito una vez más que las personas que practican o apoyan estos estilos de vida que la Biblia considera inmorales, nunca deben recibir nuestro apoyo y tampoco deben ser nuestra esperanza. Pero note lo que piensa un líder cristiano chileno:

“para nosotros la esperanza que está puesta ahora en la doctora Michele Bachelet es para propiciar un nuevo comienzo, porque nunca antes la Iglesia Evangélica en la historia de este país había podido salir de una forma como se presentó en sus cuatro años de Gobierno”.

En sus cuatro años de gobierno se impulsó la educación humanista, se avanzó en políticas a favor de proyectos que están en contra de nuestros principios, se estableció la entrega gratuita de la píldora del día después.

¿Debemos luchar para que no persigan al evangelio y en vez de morir en coliseos, nos presten estos para predicar el evangelio mientras le damos el voto a quienes usaran los mismos coliseos para sus reuniones inmorales y para que establezcan políticas que permiten la inmoralidad que la Biblia condena? Pablo no aconseja a Timoteo que venda sus valores para que lo dejen predicar. Pablo no aconseja que busque beneficios de los que le pueden perseguir y que los apoye en sus ideas anti Dios, anti moral divina, con tal que le den libertad o que le liberen de los impuestos, etc. Pablo es radical al decir a Timoteo:

“10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, 11 persecuciones y padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio y en Listra; persecuciones que he sufrido, y de las cuales me ha librado el Señor. 12 También todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 13 pero los hombres malvados y los engañadores irán de mal en peor: engañarán y serán engañados. 14 Tú, por tu parte, persiste en lo que has aprendido y en lo que te persuadiste, pues sabes de quién has aprendido; 15 tú desde la niñez has conocido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

La segunda consecuencia de la falta de instrucción bíblica apropiada o la falta de apropiación de la verdad por parte de los creyentes es que muchos no han comprendido los cambios radicales que deben realizar quienes han sido trasladados del reino de las tinieblas, al Reino de la luz, y que en muchas áreas de sus vidas, como dice el apóstol Pablo, “sigan conformándose al mundo.”

Debido a esto, muchos no entienden su nueva responsabilidad en el Reino de Dios. No entienden que deben cambiar todo su estilo de vida. Dios no nos ha salvado para que sigamos siendo ateos, mentirosos, agnósticos, irresponsables, comunistas, ricos explotadores, maridos violentos, mujeres adulteras, hijos desobedientes. El no nos salvó para que apoyemos el mal, para que votemos a favor de los que odian a Dios y sus principios. El nos salvó para que vivamos una moralidad totalmente distinta, la moralidad exclusiva del Reino de Dios.

Los cristianos debemos entender que la responsabilidad divina es proveer la salvación por gracia sin méritos humanos y la responsabilidad humana, es la transformación humana con el poder y los méritos divinos. Pablo dice que debemos transformar nuestra mente para no seguir siendo influenciados por los preceptos y postulados de la mundanalidad.

Nuestra transformación no es opcional, es una orden, es una acción que se nos ordena y debe ser total. Tenemos que realizar una renovación de nuestro total de nuestro entendimiento para poder comprobar que es lo que nuestro Rey demanda de nosotros. Tenemos que estudiar la verdad, las historias, los versículos, los libros de la Biblia, su teología, los mandamientos, las narraciones, los verbos, los adjetivos, los escritores, las circunstancias para determinar con la mayor certeza la voluntad de Dios para cada aspecto de nuestra vida. La conversión humana se realiza cuando Dios nos salva y nos da el poder que nos santifica. Inmediatamente nos declara santos aunque en la práctica aun somos pecadores. Inmediatamente nos declara convertidos, aunque en la práctica aún no hemos convertido nuestro lenguaje, al lenguaje del reino, y aun no entendemos todas las demandas del Rey. Podemos convertir nuestras actitudes, palabras y acciones, a las actitudes, palabras y acciones demandadas en el Reino de Dios porque Dios nos da el poder para hacerlo y nos ha dado la mente de Cristo. Pero nosotros somos los responsables de la transformación de nuestra mente, de nuestro carácter, de nuestros valores, de tal forma que como resultado actuemos conforme a la voluntad de Dios en todos los aspectos de la vida. En el reino de Dios tenemos un nuevo Rey y ningún cristiano debe seguir sus ideas, emociones, gustos o la formación valórica, política, moral, que tenia antes de conocer a Cristo. En el Reino de Dios no puede haber comunistas que creen en la lucha de clases, que no creen en la existencia de Dios ni tampoco pueden existir capitalistas explotadores, avaros, ambiciosos y tiranos. Si es que son parte de la iglesia cristiana, o nunca han conocido genuinamente a Dios o son niños espirituales que no han aprendido sus responsabilidades o hijos rebeldes que aunque le prueben bíblicamente su error, prefieren su racionalización. Tampoco pueden haber empleados desordenados, ladrones de artículos o tiempo de sus empleadores, vagos y problemáticos. O ellos no son cristianos, o son malos cristianos, o cristianos sinceros que no han comprendido su responsabilidad en el Reino de Dios.

Algunos cristianos inmaduros tienen una fe inexperta.

FE INEXPERTA es tener una comprensión simplista o errónea de la vida de la fe.

La fe que no tiene un cimiento en la descripción bíblica es una fe sincera, pero inexperta. La fe que se basa en las ideas de la gente, es una fe honesta pero sin bases bíblicas y por lo tanto, es resultado de las ideas, pero no de la revelación. Si la descripción de fe o las ideas que las personas tienen de la fe proceden de la “teología popular” o de las ideas traspasadas de generación en generación, no son necesariamente ideas bíblicas de la fe. Si esa fe solo es usada para lo que les conviene y no afecta toda su vida, existe un serio problema. El inicio de una vida cristiana sabia y efectiva depende de la comprensión de la fe, porque una fe mal entendida siempre producirá una vida religiosa, pero no una vida cristiana bíblica.

Vivir la fe es una experiencia no duplicable, pero vivir basado en una fe sincera, y que está fundamentada en la imaginación, siempre produce una desviación. Vivir la vida de la fe es una experiencia maravillosa, pero tener creencias y no vivirlas no solo es un acto de desobediencia, sino que impide vivir una vida fructífera, realizada y comprometida con la excelencia. No vive su fe sabia y bíblicamente quien tiene fe de que Dios y su responsabilidad ética y moral serán la base de su progreso, pero además de ello, se convierte en mendigo de los gobiernos de turno. Realmente es religioso que no vive su fe, quien cree en el aborto y vota por quienes lucharan para que exista la ley que apruebe el asesinato de los niños.

Si vive su fe quien pese a la persecución de los romanos, los nazis, los religiosos intolerantes, los extremistas musulmanes, los ateos, agnósticos, siguen luchando por la verdad. En Hebreos capitulo 11 existe un extraordinario relato acerca de la vida practica de la fe. Es sorprendente que algunos por su fe tuvieron extraordinarias victorias y otros fueron perseguidos y otros murieron y no vieron recompensa terrenal para vivir una vida conforme a la verdad escritural. El escritor dice que sin fe es imposible agradar a Dios y que por practicar su fe, tuvieron buen testimonio los antiguos. Pero esta es la descripción de la fe bíblica, no de la que resulta del traspaso de ideas religiosas aprendidas sin la guía de líderes sabios y que conocen interpretación bíblica.

“Una fe sincera establecida sobre fundamentos bien intencionados pero no bíblicamente determinados, siempre producirá acciones y conceptos equivocados. Solo las acciones producto de una fe bien establecida en sobre verdades bíblicas resultantes de una interpretación adecuada, permiten vivir la vida que por Dios fue diseñada.”

Si se pregunta que otra razón existe para que cristianos piensen como conservadores y en ciertas áreas vivan como liberales, otra respuesta es que:

Muchos eligen un desarrollo selectivo.

La pregunta es por que algunas personas a pesar de sus buenas intenciones nunca logran vivir la vida diseñada por Dios y en ciertas áreas son conservadores y en otras liberales. Esta es otra de mis respuestas. Ellos han elegido:

DESARROLLO SELECTIVO: No dar importancia al desarrollo integral que exige la Palabra de Dios.

Lo describo como desarrollo selectivo porque existen cristianos que eligen en que áreas de su vida crecerán. Algunos crecen en su conocimiento de cómo vestirse, pero no de cómo desarrollar su sexualidad, por lo tanto, usan la ropa que les permiten en sus congregaciones, pero no saben como desarrollar bíblicamente su vida sexual y sus relaciones. Ciertas cristianas que antes de tener a Cristo como Salvador se vestían sensualmente, hoy se visten pudorosamente, y aunque antes creían que podían abortar, hoy no abortan, pero apoyan a candidatos que están dispuestos a legalizarlo. Algunos eligen leer libros sobre la oración, pero no sobre como desarrollar su carácter. Otros eligen tomar cursos sobre profecía, pero no sobre como vencer su adicción a la pornografía y por ello se hacen expertos en su área de estudio, pero ignoran otras áreas que son esenciales para lograr el desarrollo integral que Dios exige.

Una cosa es convertirse en adorador, una cosa es convertirse en maestro de la Biblia, una cosa es transformarse en un miembro de una congregación y otra muy diferente, transformarse o convertirse en una persona madura que practica los valores morales del cristianismo. Una cosa es que Dios llame a pastores humildes y sin educación formal, y eso Dios lo hace, y otra cosa es que haya personas que quieren entregarles títulos de educación sin haberla obtenido legalmente. Eso no solo es una fe inmadura, sino además, la mejor muestra de un crecimiento selectivo. Una cosa es convertirse, disfrutar de su conversión, una cosa es adorar y disfrutar de su adoración y otra cosa es convertirse en una persona madura y disfrutar de este tipo de vida. Los convertidos, los servidores, los adoradores, pueden continuar con comportamientos inmaduros toda la vida  y los ciudadanos del  Reino de Dios pueden vivir fuera de las leyes divinas y mantener estilos de vida reñidos con las leyes del Reino y la voluntad del Rey. Nuestra obligación es seguir desarrollándonos integralmente y no solo en ciertas áreas de nuestra vida. Algunos creen erróneamente que Dios los seguirá transformando y que ellos no deben trabajar áreas de su vida que están en conflicto con los principios divinos. ¿Sabe cual es el problema de muchas personas?  Confunden la conversión con la madurez.

El difunto Allan Redpath, pastor durante muchos años, y maestro de Biblia en la histórica iglesia Moody de Chicago, lo dijo muy bien: “La conversión de un alma es el milagro de un momento, la fabricación de un santo es la tarea de toda una vida.”

Algunos no  han convertido sus ideas políticas y apoyan lo que no deberían apoyar para obtener lo que no es esencial. Ninguna persona que viene a Cristo, sin importar cuán inteligente sea, obtiene su madurez espiritual instantáneamente. Muchos cristianos no están dispuestos a pagar el alto precio que Dios demanda para que vivamos una vida productiva. No están dispuestos a pagar el precio del discipulado y permanecen sin crecer, sin  madurar, contentos con el Cristo Salvador e ignorando las demandas del Cristo Señor. Sin vivir obedientemente y sumisos al señorío de Cristo es imposible que un cristiano viva la vida fructífera y realizada que Dios diseñó y pueden tener buenas practicas devocionales, pero terribles concepciones políticas. Dios no solo ha provisto lo necesario para que vivamos realizados, sino que demanda que hagamos lo que El diseñó, para que cumplamos el propósito de nuestra existencia y experimentemos la felicidad que resulta de ella.

El cristiano maduro nunca puede vivir la vida inmadura que vivía antes de recibir la salvación. Su conversión es el proceso en transformarse en una persona madura y ese estilo de vida es totalmente, radicalmente diferente del estilo de vida de quienes no conocen a Cristo, ni lo han aceptado como Salvador. Si de acuerdo a los estándares divinos y la evaluación bíblica, usted no es un excelente trabajador, si usted no es integro, honesto, responsable, integrado, confiable, respetable, usted no es un cristiano maduro y por ello, no es considerado extraño en su trabajo.  Si una señorita no es considerada extraña y anticuada por ser virgen, si un joven no considerado extraño entre sus amigos que tienen relaciones sexuales prematrimoniales, entonces el cristiano no esta viviendo el cristianismo bíblico y maduro.

Cuando Jesucristo estuvo en esta tierra modelo un estilo totalmente diferente a los ciudadanos judíos, romanos, griegos, modeló un estilo de vida radicalmente diferente a los celosos y fanáticos religiosos, un estilo radicalmente opuesto a los políticos romanos y además, enseñó que los cristianos debemos ser diferentes.  Juan el Bautista, Pablo, Esteban y Jesús fueron asesinados y perseguidos por los gobiernos de turno porque dijeron cosas en contra de la inmoralidad y condenaron el pecado, no porque se unieron a los políticos, los apoyaron con el fin de que les den libertad para predicar el evangelio. Si ellos vivieran hoy no estarían buscando compromisos con los gobiernos de turno para que les den libertad para enseñar el evangelio, o que les liberen de impuestos o tengan los mismos beneficios de la religión de turno. Ellos condenarían el pecado, no apoyaría a los que lo promueven y predicarían el evangelio aunque no les presten el coliseo romano para realizar sus reuniones de milagros.

Jesús nunca declaró un manifiesto, pero en el sermón del monte, estuvo muy cerca de hacerlo. En este extraordinario sermón, y de manera concentrada y directa, describe a sus seguidores como seres totalmente diferentes a los ciudadanos de este mundo.  Jesús enseñó las leyes de su Reino, la Biblia nos entrega los decretos, los estatutos, los mandamientos del Rey y las demandas del Reino. Solo los que la cumplen pueden vivir la vida por Dios diseñada. Cristo no quería que los ciudadanos del reino sigan practicando comportamientos que acostumbraban y no quería que cometan el error de imitar comportamientos no cristianos. Con palabras sencillas El enseña la nueva vida del reino diciendo a sus seguidores: “No os hagáis, pues, semejantes a ellos.” El mandato es: Sean diferentes, vivan diferentes, conozcan la verdad y vivan basados en ella no en las ideas de este mundo o de la religión.  Jesús repitió constantemente declaraciones como esta:

Oísteis que fue dicho, pero yo os digo algo distinto. No hagan como hacen los demás, no imiten comportamientos de quienes no son ciudadanos del Reino.  Que su justicia no sea como la de los Fariseos, que su autoridad no sea como la de los gentiles. Cuando ores, no seas como los hipócritas, cuando ofrendes, no seas como los religiosos.  Tu se diferente. Tienes la obligación de cambiar totalmente tu estilo de vida y para ello debes cambiar todos los principios y verdades aprendidas en este mundo y de tu familia y adoptar todas las verdades y principios del reino.

Cometen uno de los más serios errores los cristianos que creen que el cristianismo es un sistema de ritos, canticos, ofrendas, oraciones y ayunos, pero que nos permite vivir la fe que queremos y no la que Dios manda. Esa es una religión, no la vida cristiana genuina. Ningún cristiano puede alcanzar la madurez siguiendo ese sistema y por lo tanto, es imposible vivir la vida fructífera y realizada que Dios planificó para todos sus hijos. La crisis más seria que está padeciendo actualmente el pueblo cristiano es la que llamamos «crisis de desarrollo». Esta crisis delata que la mayoría de los miembros de nuestras iglesias son inmaduros, no han crecido lo suficiente. Tienen una cierta edad cronológica como creyentes, pero la vida psicológica y la espiritual no se han desarrollado al mismo nivel. Esto se puede ver en que existen algunos cristianos que dicen tener fe, pero abusan de sus hijos, tienen relaciones sexuales prematrimoniales, votan por enemigos de nuestra fe, son irresponsables en sus empleos o explotan a sus empleados.

Todo cristiano que desea vivir la vida como Dios la diseñó tiene que hacer una seria evaluación que le ayude a determinar si su crecimiento integral es efectivo o si su desarrollo ha sido selectivo. Debe investigar si existen áreas de su vida en que continua como un bebe espiritual, y cuales son los conflictos que hubiera solucionado si hubiera escogido crecer integralmente y si hubiera recibido el conocimiento y las herramientas necesarias para hacerlo. Los cristianos genuinos que piensan como conservadores y creen en la verdad bíblica y votan como liberales apoyando a candidatos que su bandera de lucha será destruir la moralidad divina, son niños espirituales convencidos por las ofertas y labia de quienes son tan astutos que hacen que la filosofía basada en lo que la Biblia considera inmoralidad, luzca como un bien para la sociedad.

La siguiente consecuencia que produce la falta de educación valórica cristiana y líderes que la modelen es una fe sincrética:

EL SINCRETISMO: La decisión de mezclar los valores relativos con los valores absolutos.

“La vida del Reino de Dios no fue diseñada para que se desarrolle con una moralidad mezclada. El cristiano debe vivir basado en valores absolutos. La moralidad basada en los valores relativos debe ser siempre rechazada.”

El sincretismo es el sistema filosófico que trata de conciliar doctrinas diferentes. El evangelio puro no se concilia con ninguna filosofía humana. Las leyes del Reino de Dios no deben ser mezcladas con ninguna área de la filosofía mundanal en ninguna circunstancia. El cristiano no puede ser tirano, explotador, comunista, ateo. Dios no admite otra lealtad ni otra filosofía de pensamiento. La Biblia debe ser la única regla de fe y de conducta y nos conducimos hacia la madurez cuando vamos aceptando su influencia en todas las áreas de nuestra vida.

El deterioro de la humanidad no se debe a la aplicación de las verdades y los principios que fueron creados por Dios, sino a que la humanidad los ignora y peor aun, los rechaza. El deterioro de la moralidad de los países, no se debe a que se tome en serio a Dios, sino en que se le vaya despreciando y relegando y se luche por llegar al momento de desterrarlo.

El cristiano debe entregar su vida en totalidad y no solo sus formas de adoración. No solo debe vestirse como cristiano, sino que, además, debe trabajar con los valores del reino, hacer negocios, contratar empleados, disciplinar a sus hijos y no permitir el maltrato ni la violencia, tal como lo exige la Palabra de Dios. El cristianismo siempre es efectivo, solo pierde su efectividad cuando el individuo lo mezcla con sus ideas, con sus pensamientos y valores.  Los principios no cumplen su objetivo cuando el cristiano desarrolla la religiosidad, cuando no aplica la fe en todas las áreas de su vida. Los principios solo influencian las áreas en que el cristiano verdaderamente vive su fe. El cristiano que debiendo ser integro, porque así Dios lo ordena, actúa sin integridad porque así el lo quiere, es un mal testimonio del cristianismo, y afecta negativamente a la sociedad. Pero un cristiano que aplica la verdad en todas las áreas de su vida es un excelente aporte a la decencia, moralidad, integridad, servicio de amor para los necesitados y para el aporte de las familias saludables.

La sociedad altamente moral, que desecha lo abortos, que ama la fidelidad, que cree en la familia constituida por un  hombre y una mujer e hijos varones y hembras, va despareciendo por la influencia del humanismo. La moralidad, sigue decayendo y seguirá su descomposición, mientras mas humanismo exista. La ética humanista dice que es correcto tener clínicas de abortos, que es posible elegir entre tres sexos. La ética cristiana dice que siempre es incorrecto violar a un niño, que siempre es incorrecto tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, que siempre es incorrecto practicar el homosexualismo, que siempre es incorrecto creer en Dios y pertenecer a instituciones que no creen en Dios, que siempre es incorrecto apoyar a políticos que transformaran en leyes sus valores relativos y que la Biblia considera inmoral.

El humanismo secular dice “no hay ninguna deidad que nos ayude; tenemos que ayudarnos a nosotros mismos.” y si no existe Dios, tampoco existe otra ley moral superior a la ley de los mismos hombres. Si Dios no existe, tampoco existe la verdad absoluta. Por ello el postmodernismo afirma que “La verdad absoluta no existe, debemos crear la propia.” Entonces, según ellos, solo existe la verdad relativa a las ideas y gustos de los seres humanos y ninguna otra fuente de fundamento para una moralidad superior a la que nace de la mente humana. La nueva era promueve que “No hay deidad cristiana, yo soy mi propio Dios.”

Definitivamente el mundo cada vez realiza más serios y planificados esfuerzos para destronar a Dios de la sociedad y lo rechaza como la fuente de la verdad.  La intención del humanismo es que el hombre sea el juez final y que todas las DECISIONES, desde las mas sencillas hasta las esenciales sean fundamentadas en los valores e ideas personales.

Debido a que el humanismo se infiltra en todo lugar donde haya seres humanos deseosos de ser sus propios dioses y seguir sus pasiones, tienen influencia en muchas personas y en todas las instituciones. Nuestro deber como cristianos es vivir nuestra fe en todo lugar, y actuar con integridad y demostrando nuestras creencias. Además, debemos ser obreros, campesinos, profesionales, políticos y autoridades que votan en base a principios y viven con respeto y excelencia; y padres, madres, hijos, hermanos, tíos, primos que no solo aman y viven la verdad, sino que no permiten relaciones, influencias o presiones de quienes no viven nuestra moralidad. Los hijos de Dios no debemos permitir de ellos actos dañinos, acciones y palabras destructivas que ataquen nuestra dignidad.

El cristiano vive en un mundo al cual no pertenece y debe respetar leyes y autoridades que no son su máxima autoridad, pero solo debe hacerlo mientras esas autoridades y las leyes no tengan la intención o como consecuencia quieran destruir los fundamentos esenciales de nuestra fe y moralidad. El cristiano nunca debe promover, apoyar, o votar por personas agnósticas, ateas, humanistas porque no creen en Dios, pero, porque además, lucharan por los valores que tienen y estos son totalmente contrarios a los valores divinos. El cristiano nunca debe votar por candidatos de cualquier otro partido, aunque crean en Dios, y aunque lean la Biblia, pero que sus valores son anti Biblia y apoyan el aborto, el casamiento entre homosexuales, la píldora del día después, la eutanasia, etc. Jesucristo trajo un reino, nos permite pertenecer a la familia real y exige que lo declaremos y vivamos sujetos a sus leyes, señorío y máxima autoridad. Es por ello que no debemos permitir que nadie nos impida vivir de acuerdo a la Biblia y su maravillosa moralidad, y nunca votar a favor de la inmoralidad.

Los lideres de las congregaciones tenemos el deber de enseñar a los padres y sus hijos todas las demandas morales que exige nuestro Rey. Es obligación de todos los pastores enseñar las verdades bíblicas que permiten que los padres cristianos tengan una cosmovisión cristiana y aprendan a aplicar los valores bíblicos en todas las áreas de su vida. Es obligación de todos los padres cristianos modelar los valores aprendidos y enseñar a sus hijos los principios de vida que sus líderes bíblicos y sabios, le han enseñado. Los líderes y los padres que no cumplen con su obligación bíblica, no solo dejan a sus hijos en un estado de abierta vulnerabilidad a la influencia del humanismo, sino los preparan para que vivan una vida caracterizada por el sincretismo. Esa no solo es una irresponsabilidad paternal que producirá tristes consecuencias, sino también un acto que será disciplinado por ser una abierta desobediencia.

Aunque para la mayoría de los cristianos, las elecciones, o no tienen importancia, o participan de ellas gobernados por su ignorancia, estas si presentan uno de los mas serios desafíos y una de las importantes responsabilidades que debemos cumplir. Creo que muchos ignoran los planes de gobierno, las posiciones valóricas y la forma como los candidatos influenciaran en la moralidad del país. Muchos ignoran las obligaciones que tienen como cristianos en su vida cívica y el fundamento en el que deben basar sus decisiones al participar en las votaciones. Muchos ignoran o no dan importancia a lo destructiva que es la filosofía agnóstica, atea, liberal y humanista y cuan nefasta es para la moralidad de una nación.

Los ateos nunca escucharan la voz de Dios porque no creen en El. Ellos nunca aceptaran la moralidad bíblica, la rechazan porque va en contra de lo que ellos creen. La Biblia enseña que la práctica del homosexualismo, el aborto, así como las relaciones sexuales prematrimoniales son pecados. Los ateos creen que son elecciones personales que nadie debe impedir y mucho menos las leyes. Ellos creen que son derechos humanos y rechazan lo que la Biblia enseña, es decir, que son pecados personales. Es por ello, que los políticos astutos ofrecerán a los católicos y cristianos que sus voces serán escuchadas, que seguirán escuchando la voz de los cristianos. ¿Pero que voz? ¿La voz de cristianos bíblicos que rechazan esos pecados y que exigen leyes que no los permitan? O escucharan la voz de personas que no le exigen cambiar su posición moral y que solo esperan que el gobierno les de un día festivo o la libertad para predicar. Observe la promesa que realiza la candidata atea a los líderes evangélicos que como si fueran dirigentes sindicales van en búsqueda de conquistas, en vez de como cristianos ir en búsqueda de que no se gobierne contra la verdad:

“si yo soy electa presidenta seguiremos trabajando como en el pasado para que la voz del mundo cristiano pueda no sólo ser escuchada sino también considerada a la hora de la toma de decisiones”.

¿En la toma de que decisiones? ¿Para que no se permita la ley que permite a las adolescentes pedir la píldora del día después sin permiso de sus padres? Por supuesto que no. Esa fue una de las primeras leyes que aprobó. Por lo menos fue sincera, porque no engañó  a los cristianos, pues antes de su elección, esa fue uno de sus gritos de campaña, grito que no le importó a quienes votaron por ella. ¿Que importa que se legisle a favor del pecado si nos dan algo?

Otro líder evangélico dijo: “Nos parece que la doctora Michelle Bachelet recoge de una mejor manera las propuestas del mundo evangélico definitivamente.”

¿Recoge mejor que propuestas? ¿Propuestas del pueblo evangélico? ¿Quién les nombró mi representante? ¿Quién le dio el derecho de nombrarse líderes del pueblo evangélico? Ellos son líderes de su congregación o denominaciones, pero no lideres del pueblo evangélico.

Que ella recoge las propuestas del pueblo evangélico no es verdad. Ella recoge las propuestas de sus congregaciones, no del resto del pueblo evangélico cuyas propuestas son: NO al aborto, No al casamiento entre homosexuales, No a la píldora del día después, No a las relaciones sexuales prematrimoniales, No a la educación humanista en las escuelas publicas. ¿Cuáles deben ser las propuestas de los evangélicos? De acuerdo a las ordenes bíblicas, nuestra lucha a través de los instrumentos democráticos debe ser la moralidad bíblica no transable. Los asuntos no negociables. El derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte. El refuerzo del matrimonio entre un hombre y una mujer, no la redefinición de este.

Note porque alguien se opone al gobierno de turno y porque dará su voto y recomienda el voto por una candidata agnóstica. Note cual es la preocupación de un líder evangélico:

“Nos preocupó de una manera extrema el hecho que la iglesias y los pastores estuviéramos convocados a tributar en este país, eso lógicamente fue la gota que rebasó el vaso.”

“La gota que rebasó el vaso” de este líder fue algo que Cristo no tuvo problema para practicar. Los religiosos querían sorprender a Jesucristo y creían que Cristo se opondría a que los judíos paguen sus impuestos, pero la respuesta del Maestro fue clara “dad a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios.”

Yo tengo el privilegio de pagar mis impuestos en los Estados Unidos pues allí vivo, anhelo vivir en una sociedad que progresa, que me permite disfrutar de beneficios y me permite compartir mi dinero con los más pobres, para que logremos el progreso integral y todos lo disfrutemos. Por supuesto que no quiero gobiernos grandes que se inmiscuyen en todas las áreas de la sociedad y que tienen miles de empleados pues ningún gobierno crea riqueza, solo gasta los recursos. No quiero gobiernos que se endeudan y son irresponsables, que gastan mas de lo que ingresa, pero si quiero contribuir para el bienestar y la paz de la sociedad en que vivo y en la cual disfruto de beneficios.

Quiero apoyar a gobiernos que permiten el desarrollo y luchar democráticamente contra los principios inmorales que los gobiernos quieren instituir.

La siguiente consecuencia de la falta de instrucción bíblica de los creyentes y que produce la actuación inmadura de líderes bien intencionados pero mal preparados teológicamente es:

El voto emocional, caudillista, basado en ofertas secundarias o sentimientos e ideologías que tenían antes de ser cristianos.

Algunos cristianos en la vida cívica y política no han transformado su mente. Si antes fueron comunistas, explotadores derechistas, radicales humanistas, ateos socialistas, aun no han transformado toda su filosofía y siguen siendo influenciados en algunas áreas por esos sistemas de pensamiento.

Tristemente algunos cristianos votan emocionalmente, y esto se debe a que ellos viven su vida cristiana de la misma manera. Algunos son movidos por la ira y votan contra partidos o candidatos que no cumplieron las expectativas que ellos se trazaron, o las promesas vacías que los candidatos realizaron. Otros responden por la conexión emocional que experimentan. Observan y analizan si les cae bien como actúa, o si es simpático el candidato. Otros se han acostumbrado a seguir a caudillos. Ellos hacen lo que los líderes que ellos adoran dicen. Siguieron caudillos antes de ser cristianos y luego encontraron un pastor caudillo que les gobierna la vida. Lideres que les permiten o prohíben asistir a congresos o eventos. Lideres que les seleccionan las personas con quienes se pueden relacionar o aun los programas de radio o conciertos cristianos a los que pueden asistir. Ellos se acostumbraron a un evangelio de ofertas y no de responsabilidades. Son personas buscadoras de milagros permanentemente. Quieren que Dios los sane, los prospere, cambie a la esposa, transforme a los hijos, en vez de vivir esperando milagros, pero continuar siempre cumpliendo sus responsabilidades. Ellos se convierten en mendigos de Dios y sus “servicios” y también se convierten en mendigos de los gobiernos y sus ofertas.

En estos días que he estado en mi país he notado la cantidad de ofertas que los candidatos realizan. He preguntado a cristianos por quien van a votar y me han mostrado su inclinación a las grandes “ofertas” en vez de los mejores valores de las personas. No existe nadie que tenga todos nuestros valores, pero existen personas con mejores valores que quienes se oponen a nuestra moralidad absoluta, y más cercanos a nuestros principios. En los Estados Unidos millones de cristianos votaron por un “predicador de raza negra” por la labia que tiene y las ofertas que realizó. Millones de miembros de las iglesias de raza negra que no siguen una teología bíblica equilibrada, sino la teología de liberación, votaron por la raza de su compatriota y porque esperaban que sea el “redentor” de sus problemas económicos. Muchos de ellos votan porque reciben dinero del gobierno y llevan años de cesantía. Es que es duro renunciar a $1.000 mensuales sin hacer nada, para tener que trabajar duro cuarenta horas para obtener la misma cantidad.

Miles de latinos ciudadanos de los Estados Unidos, votaron por el para que les ayude a arreglar el problema migratorio de familiares que entraron al país ilegalmente. Miles votaron por el porque ofrecía el cambio y fueron convencidos por el “si se puede.” Miles votaron por el para castigar a los ricos y crear mas fuentes de trabajo. Miles de señoritas de raza negra lo eligieron como su candidato porque bajaría el precio de la gasolina, porque quedan embarazadas fuera del matrimonio y el gobierno las sostiene económicamente. Miles votan por intereses económicos. Miles de homosexuales, lesbianas, votaron por el porque ofreció que lograrían lo que quieren conquistar y es por ello que en una de las revistas aparece una foto como el “primer presidente gay.” No porque lo sea, sino porque es el caudillo de sus conquistas. Los millones de evangélicos que votaron por el, votaron a favor de todo lo que prohíbe la Biblia. Votaron a favor del casamiento homosexual, el aborto aun hasta los 40 dias de gestación, la eliminación de la palabra Dios y los diez mandamientos de escuelas, y oficinas públicas y la enseñanza humanista en ellas.

Mi advertencia es cuidada con las ofertas electoreras. Nuestro Chile es un país que inició grandes transformaciones a mediado de los años 70 y ha continuado creciendo aun con tasas mayores que los países desarrollados. El país ha disminuido la pobreza y cada vez existe mayor igualdad. Existe progreso y durante estos días he escuchado a casi todos los candidatos ofreciendo lo que es muy difícil o imposible cumplir. En realidad muchos no tienen conciencia que los países progresan mas que nunca cuando tienen gobiernos pequeños, cuando existe el libre mercado, cuando existen impuestos bajos, cuando los gobernantes evitan gastar mas de lo que ingresa, se impulsa la inversión, y evitan acostumbrar al pueblo a la gratuidad de servicios. Algunos candidatos no hacen conciencia que gastarse lo que ha producido un mayor desarrollo, nos dejará en el subdesarrollo. La verdad es que muchas de las ofertas electorales que ilusionan a  tantas personas, nunca podrán se cumplidas o su cumplimento perjudicaría inmensamente el proceso hacia el desarrollo.

Los lideres tenemos la obligación de preparar a los miembros de las congregaciones para que elijan opciones políticas que son compatibles con su fe, con las doctrinas de la iglesia y las leyes morales. La libertad política del cristiano no es para elegir pertenecer a cualquier partido, u optar a cualquier puesto público apoyando a cualquier candidato de cualquier partido. La opción del cristiano es apoyar todo lo que este de acuerdo con su fe y sus convicciones teológicas y de principios. Nuestra elección es absoluta, y apoyará todo lo que Dios apoye. Nunca es una opción relativista que se apoya en la idea relativa de que todas las concepciones y que todas las políticas que buscan el bien humano, están basadas en la verdad única que es esencial para todo cristiano. Un cristiano nunca debe apoyar iniciativas políticas, candidatos, leyes, que contradicen nuestra fe y nuestra moral. La fe cristiana es una unidad integral, por lo tanto, es incoherente tener valores cristianos y apoyar personas o partidos que los intentan destruir.

Los pastores debemos enseñar que cuando los partidos, las leyes, los políticos van en contra de los principios morales esenciales en el cristianismo, nunca deben tener nuestro apoyo. Esto significa que un cristiano podría votar por alguien que apoye una iniciativa o ley para limitar la predicación de evangelio, pero que tiene los mismos valores morales. Podemos aun votar por alguien que quiere impedir que prediquemos el mensaje del evangelio tocando las puertas de las casas, si ese candidato también esta en contra del aborto, del casamiento de homosexuales, la eutanasia, pero no podríamos votar a favor de alguien que permite que se visite las casas para predicar el evangelio, pero que esta a favor de permitir el aborto, el casamiento de homosexuales, la eutanasia, etc. Las demandas éticas fundamentales e inalienables deben ser siempre defendidas por los cristianos aun a costa de perder la libertad para predicar. Nuestro deber es proteger la santidad de la vida, la vida del embrión humano y el derecho a la vida desde el nacimiento hasta la muerte. Nosotros debemos preservar y luchar por la preservación de la familia constituida por un hombre y una mujer y los hijos que las parejas tienen en una relación monógama. Nunca debemos apoyar otra forma de cohabitación y debemos seguir considerando pecado lo que Dios ha definido como pecado. Los cristianos debemos seguir defendiendo el derecho a elegir la educación de nuestros hijos y nunca ser obligados a asistir a escuelas gubernamentales donde adoctrinan con pensamientos liberales, debemos defender la dignidad de la mujer, del hombre y de los niños, e ir en contra de toda iniciativa que permita la esclavitud moderna manifestada en la drogadicción y la prostitución. Los cristianos debemos apoyar la libertad y el desarrollo de sistemas económicos que permitan el libre intercambio, la competencia legal y el desarrollo de la empresa privada con respeto a la dignidad humana, con justicia económica, y la promoción de la responsabilidad personal. Los cristianos nunca debemos apoyar la dependencia moral, económica de los gobiernos de turno.

Estoy convencido que es mi deber como interprete de la Palabra de Dios transmitir lo que desprendo de un estudio celoso y profesional de la verdad revelada. La Biblia nos advierte lo que advirtió en el pasado:

“Donde no hay visión, el pueblo perece.” “Donde no hay conocimiento de las verdades bíblicas, el pueblo se mantiene en la ignorancia y se desenfrena.” La palabra “desenfrena” revela la idea de dejar suelto. Significa “desenfreno,” o “desbocado.” Lutero la tradujo así: “El pueblo se desboca.”

En Éxodo 32:25 la palabra aparece dos veces, y en ambos lugares se traduce: “desenfrenado.” Estaba fuera de control. Moisés había descendido del monte con la Palabra de Dios, literalmente escrita por el dedo de Dios, y halló al pueblo danzando frenéticamente y desenfrenado en la adoración al becerro de oro que Aarón les había permitido fabricar. Éxodo 32:25 dice:

“Y viendo Moisés que el pueblo estaba desenfrenado, porque Aarón lo había permitido, para vergüenza entre sus enemigos.”

Esa gente conocía a Dios, conocía sus leyes, sabía lo que Dios odiaba y prefirieron soltarse y seguir sus gustos. Apareció alguien que los incitó e hicieron lo que querían, se desbocaron y no siguieron las demandas divinas. Usted ya sabe la historia. Es lo mismo que ocurre hoy con los líderes que no estudian ni explican la Palabra de Dios, que no hacen conocer a la gente como vivir basados en principios. Los líderes sin visión bíblica abren las  puertas para que el pueblo se desenfrene. Cuando los lideres que hemos sido llamados a interpretar la verdad para que se aplique en todas las áreas de la vida, no enseñamos a vivir, no enseñamos a desarrollar las familias basados en principios, no ensenamos a desarrollar su vida sexual basada en principios o no votar basados en convicciones, el pueblo se desenfrena, se suelta y sigue sus ideas inocentes o aun rebeldes. Esa es la razón por la que creo que así como existen lideres que erróneamente le dicen por quien deben votar, también debemos existir lideres que debemos decirle por quien no debe votar. Es que el sincero pueblo de Dios, sin orientación bíblica, el pueblo sin la guía de la Palabra, se desenfrena, no tiene conocimiento, se toma libertades que no debe tomarse y acepta la influencia de estas filosofías destructivas que van en contra del cristianismo. Y eso es precisamente lo que nunca, en ninguna circunstancia, un cristiano debe hacer.

No solo debemos conocer a nuestros enemigos, sino también conocer la estrategia de defensa que Dios ha decidido que utilicemos. Nuestra defensa no es buscar el apoyo de los enemigos, sino vivir nuestra verdad y promoverla por todos los medios democráticos. Estos enemigos de nuestra fe son astutos. Los Bill Clinton, los Obama, los Bachelet, asisten a las iglesias, ofrecen su apoyo a todo lo que no vaya en contra de su fe. Su estrategia es ganar la mente de los líderes cristianos para que crean que están haciendo bien cuando en realidad se están asociando con un mundo de maldad orquestado por el padre de las  mentiras que utiliza la atractiva filosofía humanista. Satanás sabe que no adoptaremos esa filosofía anti Dios, pero si que podemos apoyarles y vender nuestras convicciones en las elecciones para que ellos lleven a cabo sus planificaciones. Ellos y satanás saben como manejar la mente de los cristianos inmaduros o no preparados para presentarse como ángeles de luz para engañar aun a los escogidos y motivarles a que por “un plato de lentejas, vendan su primogenitura.”

Satanás es astuto y astutas son las personas que luchan por imponer sus estilos de vida y filosofías de pensamiento. No nos atacaran, nos “sobaran el lomo” nos ofrecerán cualquier cosa que no afecte sus valores humanistas, y con esa astucia logran que muchos cristianos acepten un trabajo, dinero para restaurar el templo, un estadio para realizar una campaña, sistema de sonido para el concierto, y por ello, cambien sus valores y apoyen lo que Dios condena.

La estrategia de satanás y sus dirigidos es lograr influenciar el sistema de pensamiento. Cuando analizamos el mundo de maldad no solo vemos su origen y el peligro, sino también las consecuencias que produce en la sociedad. Existe un mundo de maldad tras las palabras: adulterio, fornicación, robo, aborto, abuso infantil, pedofilia, secuestro, trafico de drogas, prostitución. Estas no son solo palabras que deben ser estudiadas sino también comprender que tras ellas existe un mundo de maldad. Existe un deseo de permitir lo que la Biblia define como pecado al promover una familia con dos padres o dos madres unidas en matrimonio.

No puede existir bondad, solo existe pecado y maldad cuando los seres humanos que dicen ser respetables, amorosos, quieran asesinar un niño en el vientre materno. Si existe lo que la Biblia define como falta de “afecto natural” al querer asesinar a un niño no nacido solo porque tienen muchos hijos, porque son pobres, porque no quieren que descubran su adulterio, porque la chica quedó embarazada como adolescente sin deseos de ser madre y debido a su irresponsabilidad y pecaminosidad. No puede ser que la gente sin ninguna influencia del mundo de maldad, determine hacer dinero mediante la pornografía y la prostitución, a menos que exista un mundo de maldad que debe ser identificado.

El apóstol en sus declaraciones aprovecha la oportunidad para comunicar una verdad mucho más profunda que ideas obvias y nos hace conocer nuestra realidad. En el capitulo 10 de la segunda carta a los corintios, versículos 3 al 5 Pablo escribe:

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Esta es una declaración seria que merece un análisis serio.

El apóstol comienza diciendo, en el versículo 3 que andamos en la carne y esto simplemente significa que somos seres humanos viviendo en medio de un mundo material y espiritual. No ve a nadie como un súper hombre, ni siquiera el se considera inmune aunque es un apóstol. Aunque había recibido dones de parte de Dios, el nos revela que todos somos seres humanos de carne y hueso que somos tentados a satisfacer pasiones, aun dentro de un sistema de maldad. Luego agrega: “Tenemos una batalla y esta no necesariamente está en el mundo de la carne, en el mundo físico. Hay una batalla invisible que debemos tomar en serio pues tiene una influencia fuerte en lo que hacemos con nuestra carne. Esta batalla es filosófica, es mental, el diablo y sus filosofías luchan por ocupar nuestra mente. Luego describe que existe una forma de lidiar con esta guerra invisible, y nos advierte que las armas de nuestra milicia no son carnales. En otras palabras, en esta batalla invisible usted no tiene que cargar su rifle, no tiene que meterse en un avión de combate, no necesita arreglar ametralladoras, usted solamente tiene que recordar que no son armas físicas, que es una guerra espiritual para la cual debe prepararse, y que además, no debe ignorarla, porque tiene influencia muy grande en el sistema de pensamiento del hombre.

Ahora, quiero que pensemos en la ilustración que usa Pablo pues era clara en esos días, pero debemos explicarla hoy. En aquellos días cuando construían una ciudad, la primera cosa que construían era una muralla pues era una forma necesaria de protección. Si usted analiza lo que ocurrió en el antiguo testamento cuando Nehemías fue guiado por Dios para regresar a la ciudad de Jerusalén, se dará cuenta que una de las tareas primarias era reconstruir la muralla de protección de la ciudad que había sido derribada. ¿Recuerda la historia de Jericó? Para poder tomar la ciudad de Jericó, Dios entregó a los israelitas un plan no convencional, pero el fin era que las grandes y poderosas murallas que protegían la ciudad, cayeran. Satanás quiere lo mismo. El quiere que caigan nuestras defensas y el poner sus murallas para que sutilmente tengamos una filosofía de vida mezclada. En la antigüedad, generalmente al llegar a la ciudad lo primero que encontraba eran las murallas que la rodeaban. Dentro de las murallas construían torres altas, estratégicamente en ciertos lugares alrededor de aquellos grandes muros. En ese lugar ubicaban a ciertos militares superiores que eran los encargados de dar las instrucciones a las tropas que estaban defendiendo la ciudad, que estaban dentro de la ciudad, para que sean informados sobre el lado en que el enemigo se estaba ubicando para atacar la ciudad, y cual era el estilo del ataque que iban a recibir. Recuerde que debido a las murallas que rodeaba la ciudad, los soldados no podían ver hacia fuera y ubicarse para contrarrestar el ataque del enemigo. Por ello necesitaban estas torres en la que apostaban estos vigías. De esta manera Pablo ilustra el ataque de las fuerzas de maldad, las fuerzas de pensamiento anti-Dios que nos atacarán, pues su ataque será a nuestra mente y así querrán sembrar valores relativos, humanistas, ateos, agnósticos.

Quisiera que por un momento se imagine lo que ocurre con nuestra mente, y para ello tendrá que pensar en una ciudad de ese tipo. Piense en esa ciudad de la antigüedad que está rodeada por una muralla, y en ciertos puntos estratégicos de ella, se ubican torres que son mas altas que la muralla y que en ellas están ubicados expertos vigías. Dentro de cada torre están aquellas personas cuya labor es observar con mucho cuidado y elaborar una directriz rápida para advertir a los soldados para que utilicen la estrategia militar que es apropiada para el tipo de ataque que van a recibir. Si los enemigos van a atacar por el norte de la ciudad, allá tienen que dirigir a su ejercito, si vienen con postes para destruir las puertas de eso le advierten, si lanzaran grandes piedras eso es lo que comunicarán. El ataque era bien planificado, las armas de asedio eran bien diseñadas, y asimismo bien pensadas debían ser las armas de defensa, y bien planificada debía ser la estrategia para realizarla. Los líderes cristianos debemos ser estos vigías. Usted es un soldado del ejército de Cristo. Sin duda quiere defender el reino, pero usted no sabe como hacerlo si es un niño espiritual, si no ha sido instruido y se deja guiar por sus ideas. Los vigías debemos ayudarle para orientar su sistema de pensamiento, para que usted y nosotros sepamos defendernos.

Los sistemas de ataque eran variados y a eso se refiere el apóstol Pablo. Existe un mundo de maldad sofisticado que se va mejorando con el paso del tiempo. Entre la distinta gama de armas de asedio, la primera en aparecer en Europa fue el ariete, seguida de la catapulta, ya en la antigua Grecia. Los espartanos utilizaron arietes en el asedio de Platea en 429 a. C., pero al parecer los griegos limitaron el uso de armas de asedio a la utilización de escaleras para el asalto de la ciudad, aunque las fuerzas del Peloponeso utilizaron algo parecido a un lanzallamas. Los vigías debían analizar como les atacarían, que armas de asedio utilizarían y por cual lado de la ciudad intentarían ingresar. Debido que la torre se alzaba por sobre la muralla que rodea a la ciudad, ellos podían ver al enemigo que se acercaba a la ciudad. Para tratar de vencer, los enemigos que venían en franco ataque a la ciudad, debían subir por las murallas y lo antes posible tratar de tomar cautivos a los que estaban en las torres. Solo de esa manera podían evitar que den órdenes estratégicas al ejército que estaba dentro y que no podía ver a los enemigos que venia de afuera. Muchos cristianos están en esta situación. Ellos no saben el peligro de apoyar a los enemigos de nuestra fe. Ellos son los que dicen “pero es solo un voto.” Ellos son los que dicen, “un voto no es nada y cuatro años de gobierno se pasan volando.”

Note las armas de ataque que el apóstol menciona. Dice que el enemigo de está moralidad bíblica que está basada en principios absolutos, utilizará fortalezas, argumentos y toda altivez. La fortaleza tiene como referencia a toda la disposición que existe para defender sus puntos de vista. Todo su sistema de pensamiento poderoso y llamativo. Ese sistema de pensamiento fuerte y poderoso tratará de influenciar nuestra mente, al cerebro, las emociones, aquella parte de nuestro ser en donde hacemos las decisiones para nuestra vida, los sentimientos, las respuestas, los valores de defensa, todas aquellas cosas que forman nuestro ser interior, nuestra personalidad. La fortaleza de ellos atacará nuestra parte vital que es nuestra mente y tratará de influenciarla. Nosotros tenemos que batallar contra esas fortalezas que quieren convertirse en murallas que nos impiden vivir con la moralidad bíblica. Las armas, los principios morales absolutos, las verdades bíblicas son “poderosas en Dios para la destrucción de esas fortaleza.” Son poderosas para demoler, cautivar, apresar o desmenuzar todas esas ideas humanistas y ateas de la vida, son poderosas para destruir en nuestra mente esas ideas que ellos defienden poderosa y astutamente.

Los argumentos se refieren a esos ataques bien pensados, a esos ataques a la muralla que rodea nuestra ciudad. Nuestras murallas son los pensamientos divinos, los principios bíblicos de alta moralidad, son los valores absolutos. Ellos presentan argumentos gigantes que quieren impedir que vivamos la vida que Dios diseñó y con la moralidad que El determinó. Los argumentos son las reflexiones que preceden a una próxima acción, son razonamientos, reflexiones que anteceden a las acciones. Todo lo que el sistema humanista quiere imponernos está fundamentado en razonamientos, algunos ellos llaman pruebas científicas, para exigir, no solo discutir, sino exigir que sus ideas, sus filosofías sean parte de las leyes de la sociedad. Los estudios científicos los dan como conclusiones, las teorías, como la evolución, las convierten en leyes y el fundamento de toda su vida. Para ello elaboran los mas sofisticados argumentos y utilizan la  mas convincente verborrea y a los mejores expositores de sus mentiras para tratar de destruir las fortalezas, las murallas del pensamiento moral absoluto.

La altivez, se refiere al orgullo de quienes profesan esas  mentiras. La insolencia, el desplante, el sentido de superioridad que les hace despreciar no solo nuestros argumentos, sino, que les hace despreciarnos como personas. Como cristianos nosotros también despreciamos sus argumentos, pero respetamos las personas. Toda esta altivez, todos estos argumentos, todas estas murallas se levantan para que no conozcamos a Dios como Dios demanda. Pablo dice:

“las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Todo nuestros pensamientos debemos llevarlos cautivos a Cristo. No pensar como quiere que pensemos los enemigos de nuestra fe, no permitir que nos convenzan para darles el apoyo que buscan para lograr imponer sus valores en la sociedad.

Nuestro deber, ahora que somos cristianos, ahora que pertenecemos al Reino de Dios, es aprender una nueva moralidad, no la moralidad relativa, sino la absoluta, la que fue diseñada por el Rey y que en forma natural no entendemos ni seguimos. Para ello debemos llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. Debemos ser vigilantes, debemos ser buenos vigías y examinar cuales son las palabras, las ideas, la moralidad, los valores que van en contra de los principios divinos. Las ideas, los pensamientos, los valores que tenemos pueden ser nuestros, pueden ser humanistas, pueden ser religiosos, pueden ser del mundo de maldad, pueden ser influenciados por el capitalismo explotador o por el comunismo ateo. Nuestro deber es examinar todo pensamiento y llevarlo cautivo a los principios morales que nos permiten obedecer a Dios, vivir conforme a su voluntad.

Nuestro deber es destruir esas fortalezas, esas formas de pensar y actuar aprendidas e influenciadas por el sistema mundanal y el mundo espiritual de maldad. Esas fortalezas se formaron con la llegada de pensamientos, pensamientos que se convirtieron en argumentos, argumentos que crearon un sentido de altivez que se opone a la sabiduría divina y nos lleva al orgullo de creer que en ciertas áreas pensamos mejor que Dios. Cuando así actuamos, ese es nuestro sistema de vida. Si no hacemos el proceso contrario, si no tomamos los pensamientos divinos, su moralidad, su verdad, si no lo convertimos en nuestros argumentos, nuestra forma de pensar, y si no nos convencemos que tenemos la verdad, nunca se harán parte de nuestro sistema de pensar y por lo tanto, nunca podemos actuar como cristianos con altos valores morales.

Para poder llegar a tener pensamientos acordes con los principios divinos, acordes con la voluntad de dios que es agradable y perfecta, nuestro deber es renovar nuestra mente. Así lo dice Pablo a los romanos.

“No os conforméis a este siglo…” no se acomoden a la mentalidad humanista y anti-Dios de este mundo. Luego agrega: “Sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento…” Nuestro deber es la transformación personal y esta ocurre cuando llevamos todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo. Ocurre cuando renovamos nuestra forma de pensar e inundamos nuestra mente de los valores morales absolutos. Quien renueva su entendimiento con los principios divinos y los valores extraordinarios de la moralidad absoluta, destruye las especulaciones, destruye los argumentos y está preparado para vivir una nueva vida.

Sin duda hay cosas que nosotros declaramos  que contribuyen a levantar una muralla entre la moralidad divina y nosotros. Por ejemplo cuando declaramos “esta es mi forma de ser” o “esta es la forma que siempre he sido, no puedo cambiar, no puedo hacer nada, esta es mi debilidad”. Cuando usted declara “así soy yo, ese es mi temperamento, así aprendí” usted esta quedando cautivo de su forma de pensar errónea y de los errores aprendidos en el pasado. Así no lleva todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo. Así se queda cautivo de su forma de pensar. Usted puede tener una lista de declaraciones como esta que son barreras que se están interponiendo entre los valores divinos y sus costumbres humanas.

Pablo escribió en el versículo 5 que parte del proceso es hacer todo esfuerzo para llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo. La idea es que debemos ir a la raíz del problema y esta se encuentra en los pensamientos porque en ellos se inician nuestras acciones. Mire lo que dice el versículo 6:”Y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta”.

El proceso es que tratemos el problema en la raíz y esta se encuentra en nuestra mente. Es en ella donde debemos plantar las verdades divinas, los valores divinos y que nos apropiemos de ellos para que sean parte de nuestro sistema de pensamiento pues ellos producirán nuestras acciones. Debemos obedecer las verdades divinas y no nuestros errores humanos. Pablo dice que debemos estar listos para oponernos a toda desobediencia de otros y las nuestras. Debemos comprender en que áreas desobedecemos y aplicar la verdad para corregirla. Si nuestro sistema de pensamiento se formo en el abuso, en la violencia, en la infidelidad, en el ateísmo, en hogares explotadores, con ideas comunistas, debemos llevar todo pensamiento cautivo a los principios de Dios y su verdad. No debemos seguir pensando de la misma manera. Tampoco debemos seguir apoyando el sistema de pensamiento que se opone a Dios y sus principios, llámese violencia, dependencias, o ideas humanistas. Pablo nos enseña que la única forma de poder limpiar la basura de pensamientos erróneos aprendidos es aceptar los principios de moralidad y hacerlos parte de nuestro sistema de pensamiento. ¿Cómo podemos lograr que esto ocurra? ¿Cómo podemos tratar con estos bloqueos mentales? ¿Cómo podemos tratar con estos viejos hábitos e ideas anti Dios? ¿Cómo podemos dejar de apoyar estas ideas? La única manera es que llevemos todo pensamiento que nos lleva a una decisión, toda acción que nos lleva a una decisión, cautiva a los principios morales establecidos por Dios, sea que nos agrade o no. Es decir, para elegir novia, amigos, esposos, lugares de trabajo, jefes, subalternos, diputados, senadores, o presidente, nuestro sistema no debe ser nuestras ideas y pensamientos, todos ellos deben ser llevados cautivos a Cristo y sus principios y elegir basados en los principios bien establecidos de la Palabra de Dios bien interpretada.  Solo así podemos vivir en obediencia y seguir nuestro camino hacia la prosperidad y paz que ningún político nos puede dar, que Dios ha prometido  y que nos permitirá disfrutar con excelencia cuando tomemos decisiones bíblicas que permiten nuestra obediencia.

Pin It